16 jul. 2018

EL LIBRO, LA LIBRA, LE LIBRE

Hoy, Facebook me preguntaba qué pensaba y no quise pecar de maleducada. Le dije que estoy sumida en un laberinto de dudas porque no podré escribir un mísero microrrelato sin que se convierta en una tarea titánica, y le dejé un ejemplo: el libro, la libra y le libre... ¿O livre? Hay un sustancial cambio de conceptos e incluso de idioma para poder darle el significado acorde. Quizás la solución esté en el esperanto o en el arameo...

Facebook no ha vuelto a preguntar. Sin embargo, yo me estoy volviendo loca. Cuando escogí la foto de una buganvilla podada en forma de árbol, caí en la cuenta de que la enredadera podría convertirse en el enredador... ¡Vaya dilema! Creo que empiezo a transitar derroteros de difícil escapatoria. Volveré a tomarme la temperatura; las gripes veraniegas son malísimas...
Pilar Cárdenes

15 comentarios:

  1. Todos tenemos dudas, incluso existenciales, no son permanentes, hay días que agobian y al siguiente abandonamos esa duda por otra nueva. Parece bueno dejarlas en cuarentena. Saltibrincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Ester.
      Sabia respuesta.
      Salibrincos! 😄😄

      Eliminar
  2. Comparto tu laberinto de dudas Pilar...transito ese camino cada dos por tres,y me he sentido muy identificada.
    Me encanta volver a leerte!
    Un abrazo fuerte!

    ResponderEliminar
  3. Pues mira que lo siento, Luna. Parece increíble!!
    Obviamente, este post conlleva cierto contenido jocoso..
    Muchas gracias y un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí,lo sè, tiene ese toque,pero, en la esencia me llegó eso! Un besazo!

      Eliminar
  4. Son momentos de no escapatoria Pilar, pero ahí estamos.

    Mil besitos y feliz noche ♥

    ResponderEliminar
  5. Difícil cometido querer echarle un pulso al lenguaje.
    Pero buen sendero para comenzar una reflexión.
    ¿Seríamos los mismos de habernos podado asá en vez de así?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Depende si alguien desea ser portavoza.
      Acabo de leer que la RAE ya se ha pronunciado y entre otros argumentos dice:
      Confundir el género gramatical con el sexo biológico no sólo implica incurrir en una incorrección lingüística, sino que lleva a correr el riesgo de quedar en el más absoluto de los ridículos, pues a menudo las palabras tienen significados distintos en función de su género gramatical. Por ejemplo, si hacemos caso a Carmen Calvo, ella en vez de un “cargo público” sería una “carga pública”.

      Eliminar
  6. Me libré de facebook... es lo más opuesto a mí que existe en el planeta.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. En la red, todo tiene un principio y un final... ¿Qué te voy a contar que no sepas? :)
    Besos

    ResponderEliminar
  8. No creo que tu tengas esas dudas, sino una capacidad extraordinaria para escribir lo que sea y como sea, y el que no entienda los conceptos que vuelva a los de toda la vida, :))).
    Siendo de este partido político, ya se sabe como van los artículos, con lo cual claro que será una, en vez de, un.
    Un abrazo Pilar.

    ResponderEliminar
  9. Elda, con esa sobrevaloración debería hincharme como un pavo, pero tengo los pies en el suelo :-))). A saber si los baños veraniegos refrescan sus impulsos o si regresa con un meduso pegado en las neuronas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Puesto que ni la verdad ni la irrealidad existen cabalmente, y concediendo valor absoluto 0 a Facebook y sus preguntas,me permito sugerirte esta joya, que puede servirte (sobre todo, el capítulo 4..., sobre la lingüisticidad de la experiencia:"Hermenéutica filosófica de H-G Gadaner en Busca de la verdad.
    Autora Carmen López Sáenz.

    ResponderEliminar
  11. P MPilarR Muchas gracias por el aporte.

    ResponderEliminar