3 feb. 2017

CUANDO LLEGUE EL DESARRAIGO


Me miraré las manos cubiertas de sangre. Sentado en el asfalto sentiré el acoso de miradas inquisidoras, las mismas que me juzgaban dentro del bar cuando fui a pagar y el camarero, con sonrisa indulgente, me dijo: “Hoy está invitado, Sr. Villamayor”. Me preguntaré por qué, un día más, estoy siendo sometido a tal  humillación. Hasta hace poco tiempo era yo quien convidaba. Meteré la mano en el  bolsillo trasero del pantalón, sacaré los únicos diez euros de que dispondré para comprar un bonobus y los tiraré sobre la barra. Caminaré hacia la salida y dos mesas tropezarán conmigo.
“Me hace bien la brisa invernal en la cara”, pensaré, mientras la puerta de cristal se cierra lentamente a mi espalda. No querré regresar a casa. Es verdad que Alicia me ha dado tres hijos; además, mi brillante carrera profesional les ha permitido disfrutar de un elevado nivel socioeconómico. Sin embargo, cuando comience el declive de la empresa, comprenderé por qué a mi madre siempre le pareció una mujer pretenciosa. Primero, los desencuentros, después usará la indiferencia y el mutismo, como arma arrojadiza. Sin darme cuenta, unas lagrimas correrán por mis mejillas. Necesitaré sonarme y…
−¡Joder, el pañuelo!, dejé el abrigo en el bar –susurraré.
Al girarme para regresar, un hombre caminará directamente hacia mí. Claramente, no tendrá intención de apartarse. Mostrará un impertinente descaro en la forma de mirar. Llevará un traje de buena calidad, aunque mugriento y arrugado, como abanderando un signo de distinción perdido. “Seguramente lo ha conseguido en Cáritas”, pensaré frunciendo el entrecejo.
−¡Apártate! –gritaré mientras levanto el brazo derecho, movimiento que él imitará de igual modo. Nos observaremos tan fijamente que tendré la sensación de respirar aire sin oxígeno. Me alejaré unos pasos hacia atrás y el hombre también lo hará. Entonces, creeré estar inmerso en una pesadilla y querré salir de ella. Le daré la espalda. Pasados unos segundos, me giraré lentamente. De reojo veré cómo se mueve de igual manera. Intuiré que cualquiera de mis gestos será remedado. Enrojeceré de ira, tensaré cada uno de los músculos de mi cuerpo, apretaré las mandíbulas y le estamparé un puñetazo en el pómulo derecho. El estruendo de la cristalera alertará a los clientes del local. 
Sentado en el asfalto, me miraré las manos cubiertas de sangre, pero, entre las miradas inquisidoras que me rodearán, no encontraré la cara del pordiosero.
© Todos los derechos reservados

22 comentarios:

  1. Me alegra estrenar tu blog con el primer comentario! Un excelente relato circular! me ha encantado su originalidad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a mi me alegra que te hayas acercado a curiosear y que te gustara el relato.
      Muchas gracias, Luna

      Eliminar
  2. Genial, el futuro desde el presente, el mismo personaje en un déjà vu. Suerte en esta nueva andadura, tu arte será cómplice del éxito. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. éster, agradezco muchísimo tus palabras de ánimo y que te haya gustado el relato.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Ay que interesante Pilar, y a la vez que triste la situación me ha parecido, ese visualizar, (creo haber entendido) de el futuro que le pueda acontecer hasta encontrarse con el mismo sin reconocerse...
    En este último pasaje del relato, me ha recordado a mi madre que tuvo Alzheimer, y no se reconocía en el espejo y hablaba con su propia imagen.
    Muy buena la idea de un recopilatorio en este blog.
    Un abrazo y muchas gracias por tu bellas palabras en mi blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimulantes palabras, en todos los sentidos, aunque lamento que te llevara a recordar una etapa tan dolorosa que, con matices diferentes, a muchos nos ha tocado vivir de cerca.
      Un abrazo y mil gracias

      Eliminar
  4. Devastador.
    Duele como la vida misma.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Quién dijo que la vida es un camino de rosas?
      Me alegra saber que transmití lo que quería decir.
      Muchas gracias
      Besos

      Eliminar
  5. Hola Pilar, gracias por compartir tan desgarrador relato desbordante de vida..
    Pasa bue día, besos azules..

    ResponderEliminar
  6. Bienvenido, Don Vito. Gracias a ti por leerlo y dejar comentario.
    Feliz noche y semana... azul, por supuesto.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Hola Pilar, un lujo encontrarte y seguirte, muchas gracias por tus letras, pasa buen día, besos de agua..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El lujo es que vengas a mi humilde espacio. Buenas noches. Besos :)

      Eliminar
  8. Buenos días Pilar, paso a darte las gracias por tu visita a mi blog. He leído tu relato y me ha gustado mucho, también me ha estremecido, es una situación que le puede sobrevenir a cualquier persona. Me quedo por aquí.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conchi, bienvenida. Me alegra saber que te ha gustado pese a ser un poco duro. Muchas gracias por acercarte.
      Seguimos leyédonos.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Me ha gustado tu relato. Independientemente del juego estructural de los espejos, sugiere muchos matices que van adheridos -como una lapa- al asunto central.
    Un saludo y gracias por tu comentario en mi blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cayetano. Así es, no es lo más importante el tema de los espejos, aunque necesario. Me alegra tu visita y saber que te ha gustado.
      Gracias y saludos.

      Eliminar
  10. Así es la vida, estamos acostumbrados a vernos como creemos que somos, más, a veces, las circunstancias nos hacen salir del engaño en que vivimos.
    Encantado de haber pasado por aquí.
    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches y bienvenido, Alfredo. Efectivamente, nadie está libre de que nos puedan sobrevenir las peores circunstancias.
      Muchas gracias por tu visita y comentario.
      SaludosHola Cayetano. Así es, no es lo más importante el tema de los espejos, aunque necesario. Me alegra tu visita y saber que te ha gustado.
      Gracias y saludos.

      Eliminar
  11. GRACIAS POR TU RELATO PWERO LOS ESPEJOS DICEN QUE TRAEN MALA SUERTE
    GRACIAS TAMBIEN POR TU VISITA ...
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
  12. Buenas noches, Marina. Sí, eso dicen de ellos...
    Un placer recibir tu visita y comentario.
    Muchas gracias
    Abrazos

    ResponderEliminar