25 nov. 2017

MUJERES - 25 DE NOVIEMBRE

Margarita, hija de agricultores, tenía ocho años. Para ella, la tierra exhalaba un olor a plenitud de vida que la evadía del dolor opaco nocturno proveniente de la habitación contigua. Una calurosa mañana llegó su querida tía, le dio dos besos, caramelos y, presurosa, entró en el dormitorio del sufrimiento.
Al poco rato las mujeres creyeron que Margarita ya estaría regando el huerto, aunque la niña se quedó cerca de la casa al escuchar los quejidos de su madre entre súplicas a Dios para que se apiadara de ella.
Pasaron muchas horas en ese estado hasta que nació el hermano, pero estaba muerto. Su madre se desangraba y la tía no lograba detener la hemorragia. Entonces salió a buscarla y le soltó: “Vete al pueblo y dile a tu padre que traiga un médico. Tu madre se está muriendo. ¡Corre!” Y corrió con todas sus fuerzas hasta la puerta del bar. El padre, como siempre, estaba borracho y no hizo caso a pesar de que el tabernero se ofreció a llevarlo en coche. Margarita, con el corazón a punto de estallarle en mil pedazos, corrió de nuevo a preguntarle a su tía qué hacer… Desgraciadamente, en cuanto abrió la puerta, el silencio de la vida esfumada se había adueñado de toda la casa.

© Pilar Cárdenes

17 comentarios:

  1. Es horroroso!
    Estos casos no son demasiado raros, ocurren.
    Es una magnifica moraleja. Gracias, es muy acertado traerla en un día tan especial como el de hoy, pero también muy válido oara todos los siguientes...
    Un beso, Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No podemos imaginar qué ocurre en cada hogar de puertas adentro.
      Mar carme, beso y feluz semana.

      Eliminar
  2. Muy triste que algunas mujeres tengan que sufrir los vicios de sus maridos o parejas, pero más triste que los hijos pasen por esas circunstancias.
    Un bello relato con la calidad de tu pluma Pilar.
    Un abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, lo de los niños es lacerante.
      Muchas gracias.
      Feluz semana. Un abrazo

      Eliminar
  3. 8 años es una cifra que rompe el corazón, casi olvido el sufrimiento adulto que es doloroso y debería ser doblegado por la sociedad. Parece que no hay fin, Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De momento, Ester, lejos de disminuir parece que las vìctimas vayan en aumento.
      Un abrzo y buena semana.

      Eliminar
  4. Lo tenía todo en su contra: el marido, la distancia, el tiempo, los medios...
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que lo único que tenía en contra,, era estar casada con un malnacido.
      Saludos

      Eliminar
  5. Cruel realidad para una infancia que es obligada a abandonar el tiempo ... su tiempo.
    Genial relato, mi querida Pilar.

    Mil besitos para tu finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los niños, las grandes víctimas... Qué pena.
      Muchas gracias.
      Un abrazo y feluz semana

      Eliminar
  6. Me gustan tus realidades de escritos.me haces pensar con tus textos
    un abrazo inmenso y que diciembre nos traiga salud y fuerzas para seguir viviendo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, eso que no falle la salud.
      Muchas gracias por tu visita y palabras.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Dios mío!
    Qué triste..pero una realidad desgraciadamente.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nadie sabe lo que se esconde en las familias cuando cierran la puerta.

      Besos

      Eliminar
  8. A pagarlo siempre los más inocentes.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Tristeza por lo que pueden pasar los niños, gran placer encontrar tu blog.
    Abrazo

    ResponderEliminar