27 abr. 2017

A LAS Y VEINTE MINUTOS

A las y veinte minutos, el tiempo se movió en una rápida sacudida; cuando se detuvo, las horas habían desertado. Aunque no fui consciente de ello hasta que salí de mi casa y llegué a la playa después de recorrer calles vacías de una ciudad sin alma donde la piel del asfalto, alfombrada de cucarachas muertas, dejaba al descubierto entrañas y esqueletos destrozados de las canalizaciones. 
          El sobrecogimiento que me produjo todo aquello, me desquició por completo. Más tarde fui tranquilizándome y busqué indicios que me llevaran a encontrar respuesta a tan extraño episodio; pero solo encontré la playa, y mi sombra proyectándose bajo un sol inmóvil recostado al oeste. El mar no expresaba elocuencia alguna, tampoco ofrecía su aroma de marea baja; el mar herido y cansado había sido el último en sumarse a la fuga de las horas cuando entendió que la luna no regresaría a reflejar el rostro sobre su superficie desolada.

© 1704271915443

42 comentarios:

  1. Muy bueno, pero ¡coño me has asustado!... Me he quedado pensando, y me he dicho;-ya está, el loco del americano, ya ha tirado por ahí, otras de esas bombas nuevas que están en marcha.-

    Besos Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay qué bueno, Rafa, tu comentario me ha hecho reír, aunque encierra esa preocupación que tenemos...
      Muchas gracias.
      Besos

      Eliminar
  2. Un relato inquietante. Lo leo y me veo ahí mismo como si fuera el único habitante de la tierra.
    Asombroso como trasmites esa inquietud, y llevas a un tiempo lejano que quizás no sea tan difícil imaginar y que pueda suceder algo parecido…
    Un placer ha sido leerte en esta entrada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saber que te llegué de esa manera.
      Muchas gracias, Elda.
      Un abrazo y felìz semana.

      Eliminar
  3. Las horas desertando y no sabemos si hacia adelante, las olas sin elocuencia que las haga marea y la luna de huelga. Desolador y a pesar de todo tiene encanto y encontrárselo es lo que me desconcierta. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y por rizar el rizo, quizás desertaron hacia otra dimensión que desconocemos.
      Muchas gracias, Ester.
      Un abrazo y feliz semana.

      Eliminar
  4. Ah caray!
    Con más razón dejo la dieta y me voy primero por el postre!!!😜

    Jeje

    ResponderEliminar
  5. Muy apocalíptico. El fin del mundo había llegado así -fuga de horas- sin previo aviso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pue sí, el tiempo, tal y como lo conocemos, se movió y su consecuencia....
      Muchas gracias, Cayetano.
      Un saludo

      Eliminar
  6. Al leer tu relato me ha venido a la mente un sueño que tuve y era algo parecido. Gracias Pilar por pasar por mi blog y me quedo en el tuyo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ana, más que un sueño, debió ser una pesadilla espantosa!
      Muchas gracias por acercarte, comentar y quedarte.
      Un abrazo y feliz semana

      Eliminar
  7. Inquietante, realmente. Bien descrita una posible imagen que todos hoy tememos. Que sea solo eso, una buena prosa.
    Bien lo tuyo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Navegante, creo que todos estamos de acuerdo en que ese temor, solo quede en una mala sensación...
      Muchas gracias.
      Saludos y buena semana

      Eliminar
  8. ¡Aleluya! Los minutos dejarían de ser complemento de las fatuas horas tan soberbias ellas de siempre. Ascendieron al siguiente nivel.


    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A saber si serán tan orugullosos y esclavizantes como ellas, aunque para lo que les va a servir...
      Un abrzo

      Eliminar
  9. Dónde estarán las horas?
    Se habrán fugado al tiempo de nunca jamás?
    Que les vaya bien.

    Besos intemporales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé de alguien obsesionada con el tiempo y los relojes, que podría tener información...
      Con la que ha caído, besos atemporalados

      Eliminar
  10. Yo también me hubiera sobrecogido...interesante e inquietante relato, al igual que Rafa Hernández, una imagina si no habrá arrojado la abuela de todas las bombas el majara del prepotente mandamás americano.
    Invita a la reflexión.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  11. Me has recordado el tsunami de Tailandia. Es posible que nada tenga que ver con ello, pero lo he recordado.
    Ciertamente impacta tu escrito.
    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es tu percepción y no pasa nada, porque la asociación de ideas no está reñida con lo que verdaderamente ocurre.
      Muchas gracias, Alfredo.
      Saludos y buena semana

      Eliminar
  12. Esas "A las y veinte" tan bien contadas, las viví desde la cama mientras veía una película. De repente, la cama dio varios botes y el soporte móvil de la pared donde estaba el televisor se dobló, el aparato fue deslizándose hasta caer al suelo y allí quedó despanzurrado entre chisporroteos. Había sido un terremoto de 6,7º.
    BSZSS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Ana María, qué segundos tan desconcertantes, y luego observar el escenario. Afortunadamente puedes contarlo y yo celebro que lo hayas hecho aquí.
      BS y que tengas buena semana.

      Eliminar
  13. Hola Pilar, el tiempo también necesita su tiempo para madurar su tiempo..
    Gracias, pasa buena tarde, besos prematuros...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido, Don Vito. Y en ese continua peregrinación continuará siendo el mismo tiempo.
      Buenas noches y muchas gracias.
      Besos

      Eliminar
  14. Escalofrío recorriendo todo el cuerpo ESCRITORA
    Qué manera de transmitir!!!
    Y además de todo, con poesía. Las líneas sobre las horas y el mar cansado y la luna que ya no se vería en sus aguas... me mata

    Besotessssss amiga

    ResponderEliminar
  15. Vaya, Gizela!, me descolocas con eso de la poesía... Seguro que tienes la musa cerca, y te traicionó el subconsciente. Jajaja,
    Me alegra que te gustara. Muchas gracias, amiga.
    Besotes :)

    ResponderEliminar
  16. Sobrecogedor texto angustiante.

    Tempus fugit, nunca mejor dicho.

    Un abrazo, Pilar



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, nunca mejor dicho, Myriam
      Muchas gracias
      Un abrazo

      Eliminar
  17. me gusta como escribes desde adentro de vos te salen las ganas

    ResponderEliminar
  18. ... el mar herido y cansado había sido el último en sumarse a la fuga de las horas cuando entendió que la luna no regresaría a reflejar el rostro sobre su superficie desolada.

    Estupendo relato Pilar, un gusto pasar por tu espacio, cuando gustes te espero por el mio.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida y gracias por la visita, Adriana.
      En cuanto pueda me pasaré por tu espacio.
      Abrazo

      Eliminar
  19. ¡No quiero que lleguen las siete y veinte minutos! Tú relato me ha producido escalofríos, pensando en una posible realidad Pilar.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no quieres que lleguen será que todavía tienes horas...
      Muchas gracias, Conchi.
      Un abrazo

      Eliminar
  20. intrigante, me gusto como juegas con el tiempo...

    saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Carlos, te visitaré en cuanto pueda...
      Por causas que no vienen al caso, ando sin tiempo para el blog.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  21. Hola Pilar, cuanto tiempo, espero estés bien.
    Vengo a saludarte y a decirte que me encantó tu libro, El hábito blanco. Hacía mucho que no leía una libro que me entretuviera tanto.
    Un abrazo, y feliz verano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elda, celebro que "Hábito blanco" fuera de tu agrado. ¡Un lujo para mi! Muchísimas gracias por leerlo, por acercarte a saludar y decìrmelo.
      Felz verano para ti tambièn.
      Un abrazote!

      Eliminar
  22. Sí, Pilar, inquietante. Las cucarachas son unos de los picos y caso únicos animales inmunes a la radiactividad. Como siempre tus relatos son ta geniales como imaginativos. Me pondré en contacto contigo de forma privada y echaremos una cháchara. M
    is felicitaciones y Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Antonio!, qué gustazo verte por aquí.
      Agradezco tus palabras y, ya sabes, cuando quieras echamos una parrafada :-))
      Un abrazo

      Eliminar